Crecen los divorcios por Covid19

Algunas parejas no resistieron la cuarentena y prefirieron mudarse de casa para empezar los trámites de divorcio. Su relación sentimental no pasó la dura prueba de convivir 24 horas durante más de tres meses.

Algo similar sucedió en China, en ciudades como Wuhan y Shanghái, donde las autoridades reportaron el doble de divorcios. Lo mismo ocurrió en Gran Bretaña. Allá, Fiona Shackleton, baronesa de Belgravia, la famosa abogada que representó a Paul McCartney y al príncipe Carlos en sus divorcios, declaró que las cifras de estos procesos aumentaron por cuenta del aislamiento preventivo.

Los que ya venían con una relación resquebrajada resultaron más vulnerables. En esos casos, el encierro les dio la estocada final. Incluso, quienes consideraban que tenían relaciones saludables han pasado raspando el examen. Los expertos en temas de pareja lo dicen sin titubeos: la pandemia también afecta la salud de los matrimonios.

El enlace conyugal, aun sin cuarentena, ya es de por sí un proyecto difícil. Cualquiera que haya pasado el umbral de los siete años sabe que es necesario trabajar mucho para mantener viva la llama del amor. En tiempos normales, las parejas resisten porque tienen estrategias para sobrellevar los roces inevitables, como ver a los amigos o concentrarse en proyectos en la oficina. Estas satisfacciones personales permiten, al final del día, olvidar los pequeños problemas domésticos habituales al compartir el mismo techo.

Pero la pandemia provocó que las parejas vivieran frente a frente las 24 horas del día por más de 70 días. “Nunca antes habíamos pasado tanto tiempo con el otro y eso en algunos casos está agotando las relaciones”, dice la psicóloga de familia María Elena López.

Ante estas dificultades, algunas parejas a las tres semanas de encierro ya no tenían de qué hablar y optaron por algo que los expertos llaman el juego silencioso: cada uno se sienta en el sofá a ver televisión y con audífonos lo que quiere. De esta forma, vive en un mundo aparte sin molestar al otro.

Fuente: Semana

Comparte esta información: