El productor de radio no está loco, solo tiene estrés.

22 mayo 2020

Omar Espinosa

En la radio los recursos pueden ser limitados, pero cuando existe vocación y pasión para la generación de contenidos con calidad y trascendencia, hay un ingrediente básico que mueve las conciencias de quienes planean, conciben o proyectan sus productos auditivos; un aliciente único a base de paciencia, lectura y estudio, un tanto de locura, sentido del humor, compromiso y muchas ganas de hacer la mejor radio posible. Ese compuesto único  se llama creatividad y esa sí es ilimitada cuando se trata de hacer girar las ideas e imágenes acústicas de nuestros oyentes.

Elementos como el tiempo justo y exacto que se tiene al aire, los contenidos, las pautas comerciales, así como los locutores y sus egos, los de ventas, el programador, los clientes, el dueño y hasta el de los tamales, hacen que este personaje tenga que vivir diariamente con una serie de conflictos y estrés que seguramente no tenía en pensamiento cuando le dijeron: “eres productor”, pero que al paso del tiempo se acepta y todos esos aprietos, se convierten hasta en una necesidad, como la adrenalina que impulsa a la mente para seguir creando ideas innovadoras, que ayuden a generar escuchas, rating y mayores ingresos a la empresa.

En días de confinamiento, quien le escribe dedicó gran parte de su tiempo en la escucha de programas radiofónicos en diferentes partes del mundo como Argentina, Colombia, España, Italia y por supuesto México, con la consigna de aprovechar el tiempo que normalmente no se tiene y aprender lo que en otras latitudes se difunde por las ondas hertzianas, pero que gracias a la tecnología, llega vía Streaming por Internet hasta nuestros dispositivos móviles. Decenas de episodios de Podcast, horas de transmisión en vivo y algunas noches de desvelo, ayudaron a confirmar que sea cualquiera el lugar donde se desarrolle la radiodifusión, siempre se hace indispensable la figura del productor o productora detrás de todo lo que se escucha.

En un Webinar que ofreció la empresa Monitor Latino, se reunieron productores como Luis Garibay, que en los Estados Unidos es creador de Shows como el de “Piolín” y “Del Mandril” entre otros; Luz Pioquinto, productora del Morning Show “Ya párate” en la cadena Los 40 México, Luis Barragán “El Gallo”, productor de “Los hijos de la mañana” en la Ke Buena nacional y Juan Enrique Varela, director de programas en Grupo Chávez Radio Sinaloa, todos moderados por el director de ventas de Monitor Latino Sergio Becerra. La temática fue diversa en torno a la pregunta: ¿cómo producir el show de radio perfecto?, siendo constante durante la sesión, el hecho necesario de la capacitación que deban tener no solo el productor, sino quienes están frente al micrófono para poder establecer una conexión única con el público, mostrar seriedad, seguridad y confianza tanto en lo que se prepare específicamente para leer, como en las improvisaciones.

En esta reunión de ideas radiofónicas decía Luis Garibay (con mucha razón), que en el estudio de la psicología aplicada, se debiera pensar muy seriamente en incluir al productor de radio, pues los niveles de presión emocional a los que se enfrenta no son los menos y sí se requiere entonces, un servicio de atención mental para quienes trabajan con locutoras y locutores rebasados por su talento, directores de comercialización que todo les urge, programadores que no terminan de entender la mezcla musical con programas, comerciales y locución; un director general que exige números positivos al aire y en las cuentas de la estación radiofónica. Además hay que decirlo, las y los productores también tienen una vida familiar y social.

No obstante, la satisfacción mayor está cuando al aire tu proyecto radiofónico cumple expectativas de auditorio y empresa, es entonces que termina esa labor de presión y comienza otra, pues hay que planear de inmediato lo que sigue, convirtiendo el trabajo en una serie de ciclos disruptivos que se cierran y abren cada momento. La radio, sus ideas, su imagen acústica, las sensaciones e ideas que generan, no se detienen nunca y siempre habrá una persona que se prepara y prepara a los protagonistas frente al micrófono dentro y fuera de una cabina. ¿Conoce algún productor de radio que no tenga estrés?… Yo tampoco.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube