Historias de reconocimiento y despidos en la radio

30 octubre 2020

Omar Espinosa

En Puebla la industria de la radio no ha dejado de trabajar durante la emergencia sanitaria, manteniendo vigentes sus programas, noticiarios y emisiones al aire, tratando en la medida de lo posible mantener su base de empleados tanto sindicalizados como de confianza y haciendo ajustes para afrontar la crisis que la pandemia por Covid19 ha dejado a su paso. Poco a poco locutores, productores, ingenieros, ejecutivos de venta y personal administrativo comienzan a regresar a sus oficinas, tras una espera de al menos 6 meses que tuvieron que trabajar desde casa.

Es por ello que la Delegación en Puebla de la Asociación Nacional de Locutores de México A.C. entregó en días pasados un reconocimiento digital e impreso a las estaciones y grupos radiofónicos de la capital poblana, por su compromiso social ante la contingencia. La Asociación Civil pretende entregar este reconocimiento a las más de 60 estaciones que conforman el total de emisoras comerciales a lo largo del territorio poblano, antes de finalizar el 2020, pues considera necesario valorar el esfuerzo de quienes trabajan dentro de la radio, así como de sus directivos y concesionarios.

Sin embargo, no todas las estaciones de radio en México pueden contar la misma historia.

Grupo Radio Centro que opera en Ciudad de México (CDMX), recibió el pasado 20 de octubre, sendas demandas ante la Junta Especial Número Dos de la Federal de Conciliación y Arbitraje, por el supuesto despido injustificado de 3 periodistas, quienes tenían entre 23 y 34 años de laborar en la empresa. Dos de ellos tuvieron que ausentarse por motivos de salud pues señalan que derivado de su trabajo periodístico se contagiaron de Covid19 y se vieron obligados a dejar de trabajar, situación que dicen, fue aprovechada por los directivos de la empresa radiofónica para despedirles; mientras que el tercero expresó en su denuncia que requirió de una intervención quirúrgica en el hígado y luego de su recuperación regresó, pero ya no encontró ni sus pertenencias en el locker.

Edgar Mendoza, Guillermo Higueras y José Luis Gutiérrez, sostienen ahora una batalla legal ante la autoridad federal, pues en sus expedientes 637/20, 641/20 y 629/20 respectivamente, señalan que además de no ser notificados en términos jurídicos, fueron amedrentados y obligados a firmar sus cartas renuncia, en las que se les ofreció una indemnización de entre el 10 y el 40 % de lo que la Ley federal del Trabajo (LFT) establece, así que apelando al artículo 48 de la misma, podrían solicitar la reinstalación de sus puestos o bien que se les indemnice con lo mínimo que establece la ordenanza legislativa y que es el pago de 3 meses de salario íntegro.

El despido injustificado es la terminación de la relación laboral por la voluntad unilateral del patrón sin que se verifique alguna de las causas de rescisión previstas en el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo. También se considera despido injustificado cuando el patrón da por terminada la relación laboral y omite notificar al trabajador ya sea de forma personal o a través de la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Hay que recordar que desde mayo de este mismo año, Grupo Radio Centro ya había presentado problemas financieros profundos y tuvo que prescindir de al menos 100 empleados, además de la venta de algunas frecuencias y el desmantelamiento de otras, pues la cadena fundada por Francisco Aguirre Jiménez en 1946, logró tener 47 estaciones en 13 estados de la República, no obstante y debido a lo que parece una mala administración desde el 2013, la empresa podría haber acumulado deudas por más de 4 mil 400 millones de pesos, luego de haber concursado en 2015 por la concesión de una televisora, misma que no se logró, pero sí les dejó deudas por 415 millones de pesos que se pagaron como garantía de seriedad por haber participado en el concurso emitido por el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Hoy, con 38 estaciones en 14 estados, Grupo Radio Centro sigue trabajando en función de poder generar los recursos necesarios para pagar sus deudas y recuperar la “máxima audiencia en radio”, frase que manejan como slogan y que sin duda lograron comprobar los primeros años del siglo XXI, con niveles de audiencia superiores al 38 % del total de emisoras, al menos en la capital de la República.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted, ¡muy buen día!

Facebook: Omar Espinosa Herrera

Comparte esta información: