IMER ha visto reducida su audiencia desde 2018

El Instituto Mexicano de la Radio (Imer) vivió un 2019 marcado por los recortes presupuestables, pagos económicos por contratación de personal no sindicalizado, complicaciones regulatorias para rentar sus torres y terrenos a terceros; también por carencia de infraestructura o en estado deficiente y por una generalizada pérdida de talento para las estaciones que conforman esa organización de radio pública en la Ciudad de México.

Estos factores pudieron ser la causa de que el Imer perdiera un tercio de sus oyentes en 2019, porque el Instituto, en su conjunto de siete frecuencias AM/FM que lo integran en la capital del país, captó 4 millones 491,149 oyentes netos en receptores fijos para todo 2019, de acuerdo con mediciones de la casa INRA.

Esto indicaría que en el gobierno de la Cuarta Transformación (4T) la audiencia del Imer se desplomó 29.75% o 1.91 millones de oyentes netos respecto a los 6 millones 393,048 escuchas que la organización logró en 2018.

La audiencia del Imer, sin embargo, ya venía a pique desde el gobierno de Enrique Peña Nieto, también por presupuestos de poco estiramiento, por las cargas sindicales inaguantables y por conceptos de programación poco atinados, muy similares a la radio comercial. La muestra más clara allí es la emisora Reactor 105.7 FM, que a total banda AM/FM perdió casi la mitad de su share entre enero de 2018 y diciembre de 2019; de 1.73 a 1.01% de share.

Fuente: El Economista

Comparte esta información: