La locución es convicción, pasión, vocación y compromiso

13 marzo 2020

Omar Espinosa

Antes de exigir cambios en nuestro entorno social y educativo, es fundamental estar bien informados para no cometer errores. Hay que levantar la voz cuando se tengan claras las ideas y estemos totalmente seguros que lo que decimos ayuda, no destruye, que abona, no desestabiliza y que será siempre en el respeto de los derechos de quienes están a nuestro rededor, pues una de las máximas de todo comunicador es siempre confirmar, analizar, observar e interpretar, antes de hacer valer sus palabras, pero siempre en apego al derecho.

Hablar es un acto natural, pero decidir que la voz se convierta en el instrumento para generar cambios en la sociedad, transforma lo natural en una obvia razón de actitud, de convicción, de pasión, vocación y compromiso para involucrarse en lo que puede ayudar a la transformación del pensamiento global humano. Es aquí donde se debe reflexionar al respecto de la preparación académica que deba tener un locutor, desde la perspectiva de la comunicación.

Cientos de universidades públicas y privadas en nuestro país ofrecen la carrera de Ciencias de la Comunicación, a la que ingresan un gran número de jóvenes que tienen el pensamiento de destacar, muchos en el área organizacional, para el desarrollo, redes sociales como influencers, hasta dentro del difícil y peligroso periodismo, pero la mayoría querrá dedicar su vida profesional a los medios de comunicación comerciales y digitales, en donde la competencia es cada vez mayor, pues son pocos los espacios, no se ofrecen grandes sueldos y se requiere de empeño, sacrificios y una voluntad de acero para escalar.

Prepararse siempre en cualquier ámbito profesional, debe ser una constante de quien ha decidido estudiar una carrera, pues no basta con la conclusión de los estudios a nivel superior y obtener título y cédula, sino de encontrar siempre nuevas oportunidades y caminos que ofrece el conocimiento, así que el verdadero universitario en la carrera de comunicación tiene que estar convencido de que está tomando una de las decisiones más importantes de su vida y debe comprender que su compromiso es doble, es decir consigo mismo y con la sociedad.

La locución es una de las pocas materias que se ofertan en los planes de estudio universitario y por tanto, una de las capacidades poco desarrolladas en los nuevos prospectos de la comunicación. Pensando en ello, la Asociación Nacional de Locutores de México A.C., en alianza con la Universidad Ejecutiva del Estado de México, ofrecen la primera licenciatura en locución en el país, misma que tiene la capacidad de cursar en línea por Internet y contiene materias de comunicación, además de historia, música, literatura, arte, política y por supuesto las técnicas necesarias para el manejo correcto y responsable de la voz.

Además para quienes tienen más de tres años de ejercer la locución en medios de radio o televisión digitales ya sean comerciales o de carácter público e incluso para maestros de ceremonias o presentadores de eventos, se ofrece un seminario de titulación con el que podrán obtener su cédula y título en un plazo de 18 meses, siempre y cuando tengan la preparatoria concluida. Sin duda una oportunidad para capacitarse, actualizarse y abrir también la posibilidad de profesionalizar lo que hasta hoy se tiene catalogado como un oficio.

Las oportunidades académicas y de preparación para quienes deciden que su vocación es la comunicación, que su pasión es la locución y que su convicción está en ser generadores de opinión pública e ideas, así como para fortalecer a nuestra sociedad de forma responsable con el uso de su voz, son muchas, tanto en universidades públicas, como privadas, sin embargo lo que realmente forma a un comunicador es su capacidad de resiliencia, necesidad por conocer siempre más y por supuesto su dedicación a siempre estar capacitándose y estudiando.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información: