La radio y sus realidades elaboradas

5 junio 2020

Omar Espinosa

Lograr que la voz, los sonidos y los elementos acústicos en la radio permitan la generación abstracta o directa de pensamientos e ideas que evoquen momentos y sentimientos concretos en cada uno de los oyentes, es lo que los profesionales del micrófono trabajan todos los días. La imagen acústica es un concepto relacionado con la percepción, las emociones y los sentimientos; es sin duda una fotografía mental subjetiva que a cada persona le sobreviene ante un estímulo sonoro y como se dice normalmente en el lenguaje radiofónico: esto es “vivir del aire”, pues técnicamente lo que se ofrece no es ningún producto o servicio tangible, nadie lo ve, pero quienes escuchan saben que existe, aunque sea en lo más profundo del subconsciente.

Hace algunos días veía en YouTube una conferencia de Lalo Mir, quién con más de 45 años de experiencia radiofónica, hoy es productor y locutor en Buenos Aires Argentina y todos los días desde su cabina del 89.9 FM “Radio con Vos”, desarrolla el perfecto ejemplo de lo que significa vivir del aire, pues como él lo dice: “lo que hago no existe, no se ve, no se toca, es una idea y las ideas también son como aire; nosotros pensamos y las ideas no están en ningún lado, andan en la mente. Es la imaginación de los demás que se transporta”. Y esto es lo que se aprende muy bien al paso del tiempo con el uso de la palabra cotidiana, pero también con el estudio y la capacidad de percepción que cada locutor, conductor, actor de doblaje o presentador, tiene ante el compromiso de su profesión.

Los medios de comunicación nos enseñan que alcanzar metas y objetivos concretos van más allá del dinero que se pueda percibir por la labor que se desempeñe (independientemente de cuál sea), es de manera concreta hacer que tus ideas logren trascender en el espacio tiempo de la naturaleza humana, porque cuando nos vayamos de este plano terrenal, lo único que permanecerá serán las ideas que hayamos expresado y la congruencia con la que se vivan esas ideas. Porque no son los hechos los que se recordarán, sino lo que permanezca como evocación en la mente de los demás, eso es lo que vivirá en el eterno de la memoria intangible. Sí, intangible como el aire y como las palabras de un locutor.

Un amigo radiodifusor me decía hace poco que la perseverancia es la clave del éxito cuando se emprende, es decir no claudicar, no rendirse y sí activar todas las herramientas empresariales, institucionales, tecnológicas y hasta humanas que se encuentren en el camino para alcanzar los objetivos previstos, emplear los instrumentos al alcance, innovar, invertir. Pero nunca dejarse vencer. Los límites y las limitaciones son conceptos distintos, el primero es hasta dónde se puede llegar y el segundo es hasta dónde nuestros miedos nos dejan llegar. En la radio y prácticamente en cualquier ámbito personal, profesional o empresarial, la idea es la misma.

Preparado debe estar el profesional de la radio para aceptar que no todo siempre es posible de manera inmediata, pero que con esfuerzo y dedicación, el tiempo dará frutos y se podrán materializar las realidades que en principio, solo fue una “idea intangible”, lo importante es siempre mantener firme la visión en lo que se quiere y trabajar por ello, aunque en el camino hayan obstáculos que abatir y sacrificios que enfrentar. La imagen de quien tiene éxito es la de una persona que logra obtener riqueza y/o reconocimiento social, lo que indudablemente desatará los demonios de la envidia que habitan en quienes jamás desarrollaron sus capacidades, esperaron que todo les cayera del cielo o se aprovecharon de circunstancias para alcanzar más fácilmente lo que para muchos les llevó muchos años consolidar.

Bienvenidas serán siempre las críticas, ya sean aquellas que buscan destruir o las que ayudan a construir, pues cuando el éxito alcanza, la envidia se rezaga. El tiempo y la experiencia le harán comprender al profesional de la radio que vive con pasión su vocación, que no vale la pena detenerse ante calumnias, acusaciones y rencores sin fundamento. Vivir del aire es ofrecer a nuestros escuchas una infinita gama de ideas de las que tal vez ninguna sea correcta, pues se trata de elaborar imágenes acústicas en torno a lo que se dice, así que el auditorio podría estar recibiendo solamente una “realidad elaborada”.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información: