Los héroes llevan cubreboca y bata

24 abril 2020

Omar Espinosa

Cuando una persona, independientemente de su profesión, actividad laboral u oficio se entrega con pasión a lo que hace, siempre es reconocida por su círculo más cercano de colaboradores, socios, empleados, familia y amigos. Se les ve siempre radiantes, con felicidad, sin desánimo, con voluntad y convicción en su trabajo. Todos ubicamos en nuestra mente a una persona con estas características.

Pero qué sucede con aquellas mujeres y esos hombres desconocidos que siempre están ayudando a otros seres humanos, que salvan vidas con el compromiso adquirido al tomar la medicina como su forma de vida y que  hoy ante la contingencia  sanitaria se enfrentan (como siempre) con la muerte, arriesgando su salud y la de sus familias. Son los médicos, enfermeras, especialistas, camilleros, técnicos en urgencias, personal administrativo y de seguridad en los hospitales a los que nadie les reconoce su valentía y su sentido de humanidad, entendida ésta como la capacidad de sentir solidaridad, afecto, bondad y compasión por las demás personas.

En la narrativa literaria  o cinematográfica se le conoce por héroe al personaje principal, especialmente el que produce admiración por sus buenas cualidades, con habilidades y rasgos de personalidad idealizados que le permiten llevar a cabo hazañas extraordinarias y convenientes para salvar a las personas del peligro. Pues en México tenemos nuestros propios héroes y heroínas con bata y cubreboca, están en los hospitales donde cualquiera de los que ahora leemos estas líneas podemos llegar un día y por cualquier enfermedad, entonces justo es que se les reconozca y se les dé un agradecimiento pues más que siempre, están expuestos a ser contagiados de un virus que promete acabar con la vida de quien se encuentre expuesto a él. La lucha de los trabajadores del sector salud incluye adrenalina, esfuerzo y bondad.

La bondad es generalmente reconocida como una cualidad que define a quienes tienen buen corazón y sin duda encabeza la lista de los valores morales en cualquier sociedad. Característica de las personas generosas que hacen un favor cuando alguien les necesita y muchas veces se adelantan para ofrecer ayuda sin que se les pida, lo que les enfrenta a individuos egoístas y llenos de soberbia, que mostrando actitudes distantes y poco consideradas no valoran los gestos y detalles positivos que les puedan ofrecer.  Así es como en estos momentos de contingencia, quienes portan una bata y cubrebocas en la calle se han convertido en víctimas de actos discriminatorios, insultos y acometidas que van desde las agresiones verbales o un mal gesto en el transporte público, hasta el arrojarles cloro pues se les considera foco de infección, todo generado por el miedo, la falta de razón, ignorancia y la desinformación. Desde que se anunció el inicio  de la pandemia en México, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha registrado no menos de 150 quejas por actos discriminatorios en relación al tema del Coronavirus; al menos 35 de estas fueron interpuestas por personal del Sector Salud en diferentes ciudades del país y de las cuales 5 fueron presentadas en Puebla.

La gratitud es un sentimiento que cualquier persona conoce, pero que no está acostumbrado a mostrar, así que aprovechemos la oportunidad que en estos momentos de contingencia tenemos para decírselo al personal del sector salud, porque hoy les toca estar en el centro de atención y están luchando por combatir un enemigo impecable. En otros momentos como los terremotos de 1985 y 2017 hemos tenido la oportunidad de agradecer a los cuerpos de protección civil y ciudadanos por su desempeño para salvar vidas. Reconozcamos que como sociedad siempre estamos dispuestos para ayudar a quien ha estado en desgracia por desastres naturales como ciclones e inundaciones. Los mexicanos hemos demostrado al mundo que somos solidarios, que podemos luchar en comunidad y que salimos adelante siempre más fortalecidos.

Gracias doctor, gracias doctora, a ustedes enfermeras, camilleros y en general a todas las personas que trabajan en el sector salud, pues hoy es tiempo de reconocer lo importante que son para nuestra sociedad. Es momento de entender que en cualquier momento podemos estar en sus manos y que seguramente harán lo que esté en su capacidad profesional y humana para salvarnos.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube