Métodos para contener la pandemia

A la hora de aplicar medidas para luchar contra la expansión del coronavirus, los gobiernos de todo el mundo han optado hasta ahora por dos enfoques. Por una parte, los países que han optado por confinar total o parcialmente a la población en sus hogares y paralizar la actividad económica no esencial para frenar los contagios, y por otra, los que ha apostado por no aplicar restricciones y recurrir a métodos tecnológicos de detección temprana del virus.

El primer método lo puso en marcha inicialmente China en la provincia de Hubei, donde se sitúa el origen de la pandemia, y posteriormente se ha aplicado de forma más o menos estricta en Italia, España y en la mayoría de países, en los que se ha confinado en sus hogares a la población de todo el país o de sus regiones más afectadas y se ha ordenado el cierre de fábricas, comercios, restaurantes y centros de reunión.

El segundo método se basa en las medidas puestas en marcha por Corea del Sur y copiadas posteriormente en Singapur o Suecia, que pasa por realizar test masivos, poner en marcha herramientas digitales de autodiagnóstico y confiar en que la población seguirá las normas. En el caso sueco, su Gobierno defiende que la estrategia de confiar en sus ciudadanos está permitiendo limitar la incidencia del virus.

Y, sin embargo, existen países que, a pesar de que estén aplicando algunas de las medidas anteriormente mencionadas, también han echado mano de soluciones más peculiares para contener la pandemia. En algunos casos, se trata de formas excéntricas de decidir quién puede salir a la calle y cuándo, mientras que en otros se traduce en maneras poco comunes de castigar o contener a quienes se saltan el confinamiento.

En España, por ejemplo, solo se permite salir a la calle a aquellas personas que van o vuelven de su trabajo, de hacer la compra, de sacar la basura o de pasear al perro, entre otros casos. Esas salidas tienen que realizarse de uno en uno y hay previstas multas para aquellos que incumplan estas normas, que han derivado en que, en el primer mes del estado de alarma, más de 400.000 personas hayan sido multadas o detenidas por violar el confinamiento.

En otros países, tanto las normas sobre la posibilidad de circular por la calle como las penalizaciones por incumplir estas normas son muy diferentes, aunque la finalidad es la misma, que es reducir los contagios al mínimo para evitar un colapso sanitario. Estos son algunos ejemplos de los métodos más peculiares para combatir el coronavirus que se aplican en todo el mundo.

Fuente: Hipertextual

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube