Ocurrencias legislativas que afectan al doblaje mexicano

7 febrero 2020

Omar Espinosa

Si no tienen nada que hacer, los legisladores federales que obedecen a los intereses de la llamada Cuarta Transformación (4T), se dejan venir con sus pensamientos de cambio y comienzan a elaborar propuestas escandalosas y groseras, no por el tono en el que las presentan ante sus compañeros parlamentarios y a los mexicanos, sino porque aturden el desarrollo de la nación y ofenden la inteligencia democrática de nuestro país. Y es que en teoría, los representantes de la sociedad deben consultar al mayor número de mexicanos antes de tomar una decisión como la de proponer que todas las películas extranjeras a estrenarse en el país se doblen al español, mientras que las películas cuyo idioma original sea el nuestro, se doblen en lenguas indígenas predominantes en las diversas regiones del país.

¿A quién le interesa eso? Sin duda a un reducido grupo de personas como los que conforman la Asociación Nacional de Actores (ANDA), quienes brillantemente le hicieron la propuesta al Senador Batres para que la analizara a fondo y decidiera generar una iniciativa que señala a la letra que “las películas cuyo idioma original sea distinto al español deberán contar con una versión doblada que permanezca en igual número de salas, en cada complejo, y durante el mismo tiempo que la versión en idioma original, respetando los porcentajes del tiempo total de exhibición estipulados en el artículo 19 de esta ley, (Ley Federal de Cinematografía). En el caso de las películas cuyo idioma original sea el español deberá ofrecerse también en al menos un horario por sala una versión doblada a la lengua indígena predominante en la región”.

La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) ha propuesto una nueva clasificación de las regiones indígenas mexicanas, identificando 25 con base en la aplicación de cuatro criterios: demográfico, cultural, económico y de continuidad geográfica. La misma institución tiene datos oficiales de que existen 69 lenguas oficiales en México; 68 indígenas y el español. Las diez lenguas indígenas más habladas en México en la actualidad son: náhuatl, chol, totonaca, mazateco, mixteco, zapoteco, otomí, tzotzil, tzeltal y maya, esto sin contar que hay otras 40 lenguas indígenas que se hablan en nuestro país.

El senador morenista seguro tiene otros datos y no se dio cuenta de lo que implicaría doblar las películas, ya no diga usted a las 69 lenguas oficiales, sino a las 10 más habladas en el país. Y no le demos vueltas más, esta propuesta es una verdadera muestra de lo absurdo e inútil que puede resultar el trabajo de un legislador como Martí Batres, quien por mérito mayor tiene el haber fundado el partido que hoy ostenta el poder, pues el haber sido dos veces legislador, entre otros cargos burocráticos, no le hizo siquiera considerar los costos, involucrados en producción, realización y principalmente los actores de doblaje. Esto es algo de llamar la atención, pues muchos de quienes le hicieron la propuesta son reconocidos actores que han doblado series y películas desde hace muchos años.

El legislador se dejó llevar por quién sabe qué intereses (que no dudo sean solo económicos), pues si con esta propuesta se llegó a pensar que apoyaban al gremio del doblaje nacional, hay que decir que no es así y si quien escribe esto se equivoca, que le sea mostrado el número de actores de doblaje que saben hablar alguna de las lenguas indígenas antes referidas para que se cumplan los sueños de cambio de un grupo de actores de la ANDA y un legislador desinformado. Por cierto que doblar una película tiene un costo de producción que oscila entre los 350 y 500 mil pesos, es decir que doblarla al menos a 10 lenguas, podría costar hasta 5 millones de pesos por película, ocasionando daños al cine mexicano y a los distribuidores independientes de cine en México, que al ver aumentado en tal cantidad sus costos, estarían condenados a perder su negocio o bien a ya no distribuir películas en nuestro país.

Vaya siendo esta iniciativa entonces como la del flamante actor de Televisa Sergio Mayer (sí, el mismo que viste faldas y escribe con faltas de ortografía), hoy convertido en diputado federal por los bandazos democráticos de Andrés Manuel López Obrador en 2018, y que se presenta como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía en la Cámara de Diputados federal; que en julio del 2019 propuso modificar el artículo 8 de la misma Ley Federal de Cinematografía, pero en el sentido de desaparecer el doblaje de las películas en otros idiomas y buscando desemplear a cientos de actrices y actores mexicanos.

Queda claro que Martí Batres y Sergio Meyer no se comunican, pues sus propuestas son diametralmente opuestas. Hay que recomendar humildemente a estos ocurrentes legisladores que no se metan en lo que no saben y si intentan entrar al negocio del doblaje, la locución y la actuación, mejor se involucren en conocer esta industria que siempre ha sido respetada por quien sí les aprecia: el público.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información: