Parece que a los poblanos se nos olvidó el Covid-19

17 abril 2020

Omar Espinosa

Valentía es el término que se utiliza para designar a un tipo de actitud o sentimiento que puede tener una persona ante una situación de posible peligro o miedo. La irresponsabilidad se refiere a la incapacidad y falta de voluntad de una persona para cumplir con una obligación, compromiso o tarea asignada de forma voluntaria u obligatoria. El concepto de descuido hace mención a una negligencia, una desconcentración, un olvido, una distracción o un desliz. Se trata de una acción que revela una falta de precaución o de cuidado. Y finalmente lainconsciencia es una cualidad de la persona que obra de forma irreflexiva e imprudente o que no mide las consecuencias o riesgo de sus actos. Así muchas personas ante la pandemia del Covid-19.

Hoy miles de poblanos actuamos de alguna de estas formas (me incluyo en el concepto de descuido), pues solo hay que notar mercados, plazas y en general las calles de la Angelópolis llenas de individuos que caminan y siguen actividades cotidianas sin protección alguna, confiados en que no les habrá de suceder nada, incluso muchas personas aún no creen que el coronavirus es un peligro inminente. Sitios públicos en los que muchas personas salen a hacer deporte, a caminar y siguiendo al mínimo las recomendaciones sanitarias de las autoridades competentes, no solo a nivel federal, sino mundial. Tiendas de autoservicio llenas de personas haciendo compras de forma regular e incluso algunas cafeterías con reuniones de amigos y muchas más de negocios, olvidando que se viven tiempos difíciles en los que extremar las precauciones puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

El Gobierno del Estado y sus 217 municipios han invitado de distintas formas y en diferentes momentos a los ciudadanos para que participen de los cuidados y protección para evitar contagios y a través de campañas en radio y televisión, en redes sociales y en las calles a través de altavoces en sus patrullas, motivan a hombres y mujeres para que comprendan lo importante que es mantenerse atentos a las acciones de prevención evitando salir de casa y no asistiendo a lugares públicos donde la concentración de personas es mayúscula, pero al parecer no ha sido suficiente la “acción persuasiva” de nuestras autoridades y aunque si bien deben respetar los derechos de los ciudadanos, si es necesario desarrollar estrategias más efectivas para evitar que se den más contagios y por tanto muertes de los que hasta hoy se han registrado en la entidad. ¿Qué tal buscar la participación de empresarios, grupos sociales en redes sociales e influencers para que también se involucren de forma decidida y buscar convencer?

Hace falta informar que actuar de forma responsable  durante las próximas semanas basados en las recomendaciones de las autoridades sanitarias, también permitirá que los tiempos de confinamiento se reduzcan, es decir que más pronto se podrá volver a las actividades cotidianas, además de que se reducirán los casos de contagio y así será más seguro salir a las calles. Eso es lo que hay que decirle a quienes no hacen caso y aplican lo que parece ser una corriente filosófica nacional, llamada “valemadrismo”, en la que lo principal es no pensar en quienes están a nuestro alrededor y solo actuar de forma inconsciente en satisfacer nuestras necesidades. Aún hay quien no se ha dado cuenta de que entre más tiempo sea extendido el aislamiento social, mayor serán las pérdidas económicas para el país, las empresas, gobierno y en general para todos los mexicanos. Esta pandemia se está llevando a la tumba a cientos de miles de personas, pero también está matando el desarrollo económico nacional. Miles de empleos perdidos, pequeñas y medianas empresas quebradas, familias que hoy viven la zozobra y el miedo porque no saben cuándo o si regresarán a sus empleos, que no están cobrando porque incluso la empresa para la que trabajaban está sin producir.

Aquí interviene un actuar psíquico del ser humano que es la conciencia, definida como el conocimiento responsable y personal de una cosa determinada, como un deber ante una situación determinada. También se presenta la solidaridad, de la cual los mexicanos sabemos muy bien, pues así actuamos en beneficio de quien así lo necesite sin importar condición social, partidos políticos, gustos o preferencias sexuales; aquí el apoyo y la adhesión social es única. Lo hemos demostrado en terremotos, devastaciones por tornados o ciclones y también en causas sociales como la lucha contra  la violencia de género y otras tantas acciones en las que como mexicanos, sabemos estar unidos. Hoy no debe ser la excepción. Vamos a actuar en consecuencia y en favor de lo que a todos nos conviene y que es mantener la salud, de ahí nuestros empleos y por ende continuar con nuestra vida. Si se puede.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información: