Si México paga muro de Trump, tiene derecho a brincarlo

Por Oswaldo Silva

En la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador, el 13 de diciembre, se habló sobre la llamada ocurrida con su muy famoso homólogo Donald Trump. Obrador comentó que la llamada fue “respetuosa y amistosa” con Trump, y se trató sobre migración y la posibilidad de trabajar en conjunto para la creación de empleos. “Que la migración sea optativa, no obligatoria”, dijo AMLO en su conferencia.

Con respecto a la inversión, se dispondrá de 5 mil millones de pesos para que el plan de migración funcione como se espera. Hasta aquí todo bien, incluso el presidente de los Estados Unidos, ha invitado a su homólogo vecino del sur, a la casa blanca. En respuesta, Andrés Manuel, twitteó que estaba en posibilidades de ir a Washington, sin embargo, tenía que haber un motivo, lo más importante ahora era suscribir acuerdo conjunto de inversión.

El problema, (mejor dicho, “el drama”), empieza cuando, la mañana del jueves, Donald Trump publica en su cuenta de Twitter: “A menudo decía, “de una manera u otra, México va a pagar por el muro”. Esto nunca ha cambiado. Nuestro nuevo acuerdo con México (y Canadá), el USMCA, es mucho mejor que el antiguo, muy costoso y anti-USA NAFTA acuerdo, que sólo por el dinero que ahorremos, ¡México está pagando por el muro!”.

Es este punto, cualquiera que viera el twitt, pegaría un grito al cielo pensando en que este sería el primer error de Morena en la presidencia. Más, sin embargo, las cosas apuntan a que esto no fue de la forma que el magante estadounidense lo pinta. Durante la conferencia matutina Andrés Manuel dijo que trataron temas de migración, empleos para acabar con la misma, sin embargo, no se mencionó, en la llamada, tema alguno con respecto al muro Trump. Incluso, dos horas después del “twitt volátil” estadounidense, Marcelo Ebrad publicó a las 9 de la mañana en su cuenta de Twitter: “El tema del “muro” no ha sido parte de ninguna conversación con el presidente Trump o su gobierno. Ahora nuestras pláticas son en torno a inversión y desarrollo y esperamos así continúen”.

Resulta extraño pues, que el más cuerdo de todos los presidentes de “la gran nación”, intente decir que “de alguna u otra forma, México pagará el muro”, cuando en repetidas ocasiones, ha pedido fondos al Congreso (su congreso) para la financiación de su construcción. (Qué irónico, ¿no?)

Está claro que nuestro gran dramático vecino, no tiene mucho afecto por los latinoamericanos, demostrándolo en las oportunidades que se han presentado y otras veces, creando “oportunidades” donde no las hay, como su twitt matutino del jueves decembrino. Pero hay algo de lo que el presidente no se ha percatado: Por muy grande, fuerte (y caro), que sea el muro, seguirá siendo un muro, por tanto, podrá saltarse. Y ya que “lo vamos a pagar nosotros” ¿Por qué no incluir una escalerita en las paredes? Digo, para facilitar el acceso, ¿No? A fin que, “el que paga, manda”.

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube