Analizan criterios de audiencia radiofónica en CDMX

Las mediciones sobre audiencias de radio realizadas por la empresa INRA en el Valle de México han comenzado a ser auditadas por la Facultad de Ciencias de la UNAM y con base en la norma CIMRA-II que fue desarrollada por el Consejo de Investigación de Medios A.C. (CIM), como una manera de hacer más transparente los datos de share, rating y otros criterios de audiencia de esta casa de medición e investigación en medios electrónicos.

“INRA realiza este nuevo esfuerzo en aras de la transparencia, objetividad, veracidad y profesionalización de la investigación de audiencias en nuestro país, como ya lo ha hecho con la norma previa CIMRA y obteniendo esa certificación durante cinco años consecutivos, siendo la única agencia de investigación en conseguirlo”, dijo la firma en un boletín de prensa.

La norma CIMRA-II supone un esfuerzo de la industria mexicana de la comunicación para regular las investigaciones de audiencias, con el fin de que éstas sean objetivas, transparentes y metodológicamente sólidas.

Por ello “INRA mantendrá informada a la industria sobre los resultados obtenidos del proceso intensivo y extensivo de auditoria con la UNAM”.

Las auditorias con la Universidad Nacional Autónoma de México obedecería además a una larga historia en que los grupos radiofónicos han utilizado los resultados de una y otra firma de análisis para defender sus cuotas de audiencia en el negocio de la radio, lo que ha puesto entredicho al trabajo de las distintas empresas que miden audiencias y por ello también INRA desea dejar claro la transparencia de sus procesos.

Como ejemplo, en mayo de 2018 diversos concesionarios de radio acusaron a otro de manipular a las audiencias con el reparto de dinero. En aquella ocasión se trató de un frente que aglutinó a Grupo ACIR, Imagen Radio, MVS Comunicaciones, NRM Comunicaciones, Televisa Radio y Grupo Radio Fórmula contra Grupo Radio Centro, que negó utilizar una política de ofrecer dinero a cambio de que los oyentes mencionen que escuchan sus estaciones.

Fuente: El Economista

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube