¿Por qué valorar la radio indígena?

24 enero 2020

Omar Espinosa

En el medio radiofónico es importante no olvidar y mantenerse vigentes, dos acciones que permitirán evitar cometer errores del pasado pero actuar en una consecuencia de vanguardia; actualización y emprendimiento bajo los nuevos panoramas que se presentan para aprovechar al 100 por ciento las nuevas tecnologías, ideas innovadoras, talento humano y procesos de comunicación más eficientes e inmediatos, pues hacer radio es sinónimo de responsabilidad, pasión, creatividad, entrega y por supuesto de compromiso con la calidad constante.

La radio en nuestro país desde sus inicios en los años 30 del siglo pasado, se ha considerado como el medio de comunicación global con mayor penetración e influencia social, principalmente en las comunidades indígenas, donde la televisión no tuvo tanto poder, dejando la oportunidad para que las ondas hertzianas penetraran con la difusión de información, música, cultura, entretenimiento y educación.

Por eso es importante no olvidar que la radio se mantiene activa en el uso y gusto popular, de tal forma que debe seguir siendo un medio social, que integre las tradiciones, la cultura y fortalezca los valores de ciento de poblaciones rurales, comunitarias e indígenas en nuestro país. Para el 2019, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tenía un registro mayor a 417 permisos para operar radios comunitarias en México e incluso el propio organismo tiene pendientes por resolver 169 nuevas solicitudes para este año.

La radio comunitaria, también conocida como “radio libre” tiene sus inicios registrados desde finales de los años 60 del siglo pasado, cuando las voces de los ciudadanos se levantaron para manifestarse en contra de lo que consideraban injusto para sus comunidades o bien para ser transmisores del fortalecimiento de las culturas populares. Ejemplo vivo del surgimiento de estas frecuencias son Radio Huaya y Radio Teocelo en Veracruz, que desde 1965 han operado ininterrumpidamente, sorteando incluso los embates de gobiernos que en su momento, no les dejaban ejercer el derecho a la libertad de expresión y a la información.

Hace unos días, la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), anunció que contenido en lenguas indígenas nacionales, estará a disposición de las mil 500 frecuencias de uso comercial, de las 140 radios comunitarias y 18 indígenas que existen en el país, todo de manera digital para descarga y posterior difusión.

Sin duda que las 158 frecuencias de perfil social permisionadas estarán programando este contenido, sin embargo la duda embargaba quien esto escribe, de que al menos el 10 % de las concesionadas comerciales hagan caso a la oportunidad de participar en el fortalecimiento de las culturas populares y que estas producciones únicas se utilicen como herramientas clave para fomentar la diversidad, la inclusión social, la alfabetización, y la reducción de la pobreza.

Sintonizar cualquier estación de radio debe ofrecer experiencias únicas y sensoriales para el escucha, pero también puede apoyar a que nuestras identidades se mantengan vivas y no olvidemos lo importante de nuestra historia.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Twitter: @OmarEspinosaH

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube