Rusia advierte guerra nuclear, provocada por EEUU

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha avisado a Occidente de que si no se impulsan los acuerdos clave de control de armas nucleares, el mundo se enfrenta a una situación “muy peligrosa”. “Desgraciadamente hay una tendencia a subestimar la posibilidad de una guerra nuclear, y esa tendencia está incluso creciendo”, ha afirmado Putin en su tradicional rueda de prensa de balance de año.

El presidente ruso ha acusado a Estados Unidos de elevar el riesgo de choque nuclear con su decisión de retirarse del tratado bilateral clave de control de armas nucleares de corto y medio alcance, y ha afirmado que Washington parece tener además pocas ganas de extender otro de esos pactos estratégicos. Y eso, ha alertado el líder ruso, conduce al planeta a “un precipicio”.

En un enorme escenario creado para que destacara su figura sobre un luminoso mapa del mundo, el líder ruso, que lleva desde 1999 en el poder —como primer ministro o presidente— y a quien algunos han bautizado como el nuevo zar, se ha enfrentado a casi cuatro horas de preguntas en su show anual particular en Moscú, al que asistieron casi 1.700 personas, en su gran mayoría periodistas. Putin, de 66 años, se ha embarcado en una coreografía destinada a enviar mensajes tanto a sus aliados como a sus enemigos. Y para aligerar, los ha enlazado con bromas, comentarios sobre las telenovelas rusas, el rap o retazos más personales, como que no descarta volver a casarse. “Como persona respetable tendré que hacerlo en algún momento”, ha dicho sonriendo.

Pero entre comentario y comentario, el mensaje estaba claro. “Estamos presenciando la desintegración del sistema de control de armas”, ha declarado Putin. “Y hay una tendencia hacia la reducción del umbral para el uso de [armas nucleares]. Pero esa reducción podría llevar a una catástrofe nuclear global”, ha recalcado el presidente, que ha avisado de que su país ha desarrollado armas nucleares que pueden darle ventaja sobre otros países, avivando así el temor a una situación sin vuelta atrás. “El New Start [otro tratado bilateral que limita el número de misiles nucleares estratégicos y de cabezas nucleares de Rusia y EE UU] expira en 2021. Y aún no tenemos negociaciones en marcha. ¿No quieren hablar de eso? ¿No les interesa? Bueno, está bien. Nosotros estaremos a salvo, sabemos cómo protegernos”, ha lanzado Putin.

Desde que el pasado octubre el presidente de EE UU, Donald Trump, anunció que su país se retiraría del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF por sus siglas en inglés) argumentando que Moscú lo estaba violando, el control de las armas –sobre todo nucleares– se ha convertido en uno de los puntos de fricción más graves en la cada vez más complicada relación entre ambos países.

Y también en una preocupación para el resto de jugadores del tablero geopolítico global que, como la Unión Europea o China, están tratando de maniobrar para que Washington y Moscú mantengan el acuerdo firmado en 1987 por el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan y el secretario general del Partido Comunista de la antigua URSS, Mijaíl Gorbachov, que suponía la destrucción de toda una categoría de armas nucleares.

Putin ha acusado a Estados Unidos de provocar con su actitud que el mundo sea un lugar mucho menos seguro. “Es difícil imaginar qué va a pasar. Si esos misiles [de EE UU] se sitúan en Europa tendremos que garantizar nuestra seguridad”, ha amenazado el presidente ruso, que ya ha insinuado en anteriores ocasiones que si ese despliegue se produce Rusia respondería de “manera simétrica”.

Fuente: El País

Comparte esta información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Registro
Facebook
YouTube