Sindicatos se debilitan en la radio. También en el gobierno.

Decenas de estaciones de radio en el país, están optando por un modelo de contratación de personal que permite a la empresa deslindarse de responsabilidades salariales, prestaciones y conflictos laborales que antes, eran gestionadas por los sindicatos, quienes han visto reducidas sus capacidades, porque muchos de los “líderes” o representantes desvían su atención como defensores de intereses comunes para la base trabajadora y solo actúan en función de beneficios personales, tanto políticos como económicos.

Un sindicato es una organización conformada por trabajadores para proteger derechos y promover los intereses de sus miembros en lo que respecta a la mejora constante de las condiciones de trabajo. Los sindicatos, en su concepción y esencia, son creados, integrados y están concebidos para beneficiar a los trabajadores.

Pero los sindicatos en Mexico y principalmente, quienes así los dirigen, olvidan que a pesar de regirse bajo la normativa de la Ley Federal del Trabajo (LFT), que en su artículo 356 establece que deben ser creados “para el estudio, mejoramiento y defensa de sus respectivos intereses”, dejan de lado estos principios y prefieren entrar al plano de la política, el poder y la ambición económica.

Hoy los trabajadores de la radio que permanecen afiliados, a través de un contrato Ley, mismo que negocia, ya sea el STIRT, Sitatyrt o el Siemart, deben conformarse con solo pertenecer a el, pero que no se trabaje en capacitación, mejora de prestaciones salariales, condiciones de trabajo en las estaciones o cualquier otro beneficio, simplemente les sirve para mantener su trabajo y evitar (en ocasiones), que los recortes presupuestales, pongan en riesgo sus salarios o su permanencia, por ello las empresas prefieren “negociar” con los secretarios generales, el pago del llamado “desplazamiento”.

Este mecanismo, permite a la empresa contratar a personal del llamado “de confianza”, al que no se les da más que un salario menor al de cualquier profesional de la voz y los medios, pero sin prestaciones, ni garantías laborales, mucho menos un contrato. Los sindicatos reciben a cambio de aceptar el modelo, un pago mensual tipo “iguala”, debilitando prácticamente la acción para la defensa de quienes hoy trabajan en la radio, desde locutores, hasta misceláneos, pasando por conductores, operadores, grabadores y continuistas.

En Puebla, el sindicalismo radiofónico, representado por un improvisado y oportunista otrora trabajador frente a consola, ha dejado así a docenas de profesionales que han sido despedidos (en el mejor de los casos, finiquitados conforme a derecho), para dar paso a inexpertos locutores, quienes son contratados por las empresas, dado que cuestan menos. El empresario pierde de vista también, la necesidad de trabajar de la mano con los sindicatos, para que todos obtengan un beneficio. La realidad es otra y en todos lados “se cuecen habas”.

Y es que algo similar ocurre con el Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla y Organismos Descentralizados (STSPEPYOD), quienes hoy enfrentan un problema en su dirigencia (misma que no existe desde noviembre del año pasado), pues actualmente están enfrascados en un proceso legal que deja prácticamente en la indefensión a 3 mil 200 trabajadores gubernamentales, pues actualmente no existe representación alguna.

Le platico que el cambio del Comité Ejecutivo del STSPEPYOD, tendría que haberse renovado en enero de este 2022, pero derivado de una anterior asamblea, celebrada el 16 de noviembre del 2021 y en la que se elegiría al comité electoral para la renovación de la Secretaría General; se presentaron irregularidades donde trabajadores del grupo denominando Unidad Sindical, representado por Blanca Gonzalez Gallo, impugnaron el proceso ante el Tribunal de Arbitraje del Estado, quien les otorgó razón, tras presentar pruebas y cumplir los debidos procesos de impugnación.

El Tribunal determinó entonces que se llevará a cabo una asamblea para la renovación sindical, sin embargo, la ex dirigencia, no acato el resolutivo, dejando pasar el tiempo hasta el mes de diciembre, cuando presentó un amparo, haciendo que todo ahora esté paralizado con una suspensión definitiva.

Poco más de 3 millares de trabajadores sindicalizados del Gobierno de Puebla, (incluidos los que pertenecen al Sistema Estatal de Telecomunicaciones SET), enfrentan ahora el problema de que, al existir ausencia de representación, quedan en la total incertidumbre en todo el Estado, no obstante que se les sigue cobrando sus cuotas sindicales, que si bien están retenidas por la administración, no son aplicadas para el beneficio de los y las trabajadoras.

Le dejo un dato: debido a una indebida negociación, el STSPEPYOD, no ha obtenido aumento salarial alguno desde el 2019.

Los trabajadores han externado su preocupación por la situación sindical al interior del poder ejecutivo estatal con Blanca Gonzalez Gallo, quien participa como candidata a la Secretaria General y de diversas formas ha exhortado a todos los grupos para generar unidad y mantenerse organizados para esperar los resolutivos legales, confiando en el resultado positivo.

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted ¡muy buen día!

Facebook: Omar Espinosa Herrera.

Comparte esta información: